Archive en septiembre 8, 2014

El sistema ‘Pele- Police’

Si bien la Corte Suprema de Justicia, en dos sentencias  del
PLENO, con números de entradas  972-11 y 951-11, ha dicho que el uso
del Pele Police no es inconstitucional, lo hizo argumentando que el Pele Police
no hace más que simplificar un procedimiento que es habitual entre las tareas
propias de la Policía Nacional, pues mientras otrora se tenía que mantener a
las personas retenidas hasta que el agente policial llamara a las respectivas
sedes de los estamentos de seguridad, de investigación, a fin que se verificase
en la base de datos, ahora con esta herramienta, se agiliza dicho trámite; no
obstante, recomendó en el expediente con entrada No. 972-11, el establecerse
una reglamentación que de manera específica detalle cómo debe usarse el “pele
police” por los miembros de la Policía Nacional, las consecuencias de su uso y
las responsabilidades por el mal uso del mismo, entre otros.
Ello en atención a los compromisos internacionales ratificados por
Panamá, en materia de libertad de una persona o personas producto de un retén
policial, sin una orden escrita y sin formalidades legales y constitucionales.
Dijo la Corte, que la utilización de la herramienta denominada “pele
police” para verificar datos o información personal más allá de los permitidos
y para los cuales se ha implementado su uso, constituyen actos autónomos que
pueden reñir con derechos fundamentales constitucionales y legales, que pueden
ser impugnados por quien se considere afectados y por las vías, mecanismos,
remedios o acciones legales.
La administración anterior, hizo caso
omiso a la recomendación de la Corte, esperamos que la presente, acuse recibo inmediato
del dictamen bajo cita, como buen padre de familia.

Pistolas eléctricas

El
Ministerio Público (MP) abrió una investigación de oficio por la muerte de un
ciudadano dominicano en el mercado San Felipe Neri, luego de que un funcionario
de la Policía Municipal utilizara una pistola eléctrica (Taser) para reducirlo.
El
Municipio de Panamá adquirió en el año 2011 un lote de Taser, al igual que el
Servicio de Protección Institucional (SPI) y la Policía Nacional.
Aunque parezca loable la adquisición de equipo para reducir la
delincuencia, para la utilización sensitiva de éstos instrumentos, a mi juicio,
debe establecerse una regulación, en donde se precise lo concerniente a su
aplicación, las responsabilidades del que las porte y especialmente, que
se usarán,  únicamente para reducir a individuos peligrosos
atrincherados en el interior de domicilios o comercios, pero no en
manifestaciones callejeras ni en labores de seguridad ciudadana.
Conforme al principio de estricta legalidad que impera en el derecho
público, los funcionarios sólo pueden hacer lo que la ley prevé, por lo que
resulta necesario determinar regulaciones y controles, al menos en una  legislación
administrativa.

La utilización de una descarga eléctrica para reducir a una persona no
puede ser considerada inofensiva. Tiene dos riesgos: primero las condiciones
físicas del sujeto, que se ignora y, por tanto, no se podrá vaticinar los
resultados físicos sobre el mismo; y segundo, la situación psicológica del
policía que usa el arma, que si mantiene un equilibrio en todo momento, podrá
reprimir un uso abusivo de la herramienta.