Archive en octubre 2017

Radiografía de algunos políticos panameños

 

  1. El político Serrucho. Es el que le pone la zancadilla a su semejante para escalar.
  2. El político Novelista. Es el que promete cosas que nunca cumplirá.
  3. El político Santa Claus. Lo único que sabe hacer es regalar, para mantenerse en vigencia.
  4. El político Boxeador. Es el que quiere obtener y/o mantener un buen puesto, por medio de la fuerza física y bruta.
  5. El político Amoroso. Es el que besa y aprieta a las personas sólo para que lo vean y le tomen fotos.
  6. El político Alzheimer. Es el que se le olvida, las cosas malas que hizo en el pasado.
  7. El político Walt Disney. Es el que divulga una clase de proyectos irreales para cumplir, que entran dentro del género de la fantasía.
  8. El político mal clon de Martin Luther King. Es el que se la pasa soñando y
    diciendo que sueña cosas, para procurar acceder a un puesto y no despierta a la
  9. El político Pacman. Es el que recoge plata de donde sea, para sus intereses
    propios, sin importarle la ilicitud del mismo.
  10. El político Tutankamón. Es el político que vive pensando que
    estará en un puesto a perpetuidad, por lo que nunca piensa y estará de acuerdo
    con el relevo generacional.
  11. El político Envenenado. Es el político que siempre habla mal de todo y no ve nada bueno en el país.
  12. El político Estadista. Es el político que trabaja con una visión de futuro para su país.
  13. El político Laborioso. Es el político que trabaja por el bien del país, por vocación.
  14. El político Botella. Es el que acepta un nombramiento y cobra, sin prestar el servicio al cual ha sido designado.
  15. El político Tránsfuga. Es aquella persona, que abandonó un ideal profesado, por una canonjía o por un beneficio prometido.
  16. El político Taquilla. Es el que aprovecha las circunstancias, de modo, tiempo y lugar en el país, para figurar públicamente.

La inconstitucionalidad de la prueba idónea

¿Qué es la prueba idónea?

Ya la Corte en Pleno, ha definido este concepto, en sentencia del 24 de marzo de 2014 que dice lo que sigue:

“De las anteriores definiciones, se colige que el requisito consistente en aportar prueba idónea del hecho punible imputado, implica proporcionar un medio adecuado y apropiado para justificar la verdad de los hechos que se señalan como delictivos, realizada a través de los medios que autoriza y que reconoce como efectivos la ley”.

El concepto bajo comentario, blinda al diputado y fortalece la impunidad.

La corte debiera declarar esto inconstitucional.

El porqué del planteamiento.

  1. Establece un privilegio único para el diputado.
  2. El concepto objetado, obliga al querellante o al denunciante a presentar, de manera preliminar, las evidencias que demuestren la comisión del hecho punible y los elementos de convicción que permitan relacionar al investigado con ese hecho, con lo cual se establece a priori, la culpabilidad del mismo antes que se haya iniciado siquiera la investigación penal correspondiente.
  3. Con la prueba idónea, se le está exigiendo a la parte, cumplir con un requisito que suple la labor del juzgador.

No es ocioso afirmar que el Pleno de la Corte Suprema de Justicia, ha dictado la sentencia del 7 de julio de 2017 sobre Inexequibilidad, que refuerza el presente planteamiento.

El lavandero político

La libre postulación para el cargo de presidente, podría ser utilizado por el lavandero político; quien sólo aspiraría al alto cargo, por el deseo de lavarle la ropa “imagen”, a un partido político tradicional desprestigiado o para que éste lo prohijara en una nómina presidencial.

Por su parte, cualquier partido político tradicional, estaría tentado a minar la libre postulación, apoyando económicamente a algún aspirante, poco reconocido, con el único objetivo de que ocupara uno de los tres espacios ( o sino todos) que por ley, podría ocupar un independiente para las elecciones generales del 2019.

Existe la posibilidad, que cada uno de los tres oficialmente proclamados candidatos independientes para el cargo de Presidente, alcancen mayor respaldo de firmas que la cantidad que el código electoral le exige a un partido político tener, para poder constituirse legalmente en Panamá.

Asevero que bajo mi óptica, es inconstitucional, que sólo se permitan las candidaturas de hasta tres aspirantes a la presidencia por la libre postulación que más respaldo tengan, pues a los partidos no se les exigen tales presupuestos.

Igualmente inconstitucional sería, que sólo pudieran postular para presidente, los tres partidos políticos que más adherentes tuvieran, debido a que la Constitución no establece limitación alguna.