Inicio

La inmunidad del Diputado en su curul y los irrespetos.

Desde la Constitución de 1904 se encontraba consagrada la irresponsabilidad jurídica del diputado, hoy conocida como la inmunidad del Artículo 154 de la Carta Magna.

ARTICULO 154. Los miembros de la Asamblea Nacional no son legalmente responsables por las opiniones y votos que emitan en el ejercicio de su cargo.

Aún en los años 40 y siguientes, se debatía sobre la irresponsabilidad del diputado cuando pudiera injuriar o calumniar a otros en el ejercicio del cargo y los doctos en derecho concluían que había irresponsabilidad jurídica del diputado en torno al manejo de sus opiniones, cuando ejercía el cargo.

El doctor J.D. Moscote, avalaba la tesis de la irresponsabilidad cuando dijo: “Si un diputado escribe un libelo difamatorio contra un ciudadano porque así lo juzga conveniente a un interés nacional, ¿no le queda a ese ciudadano recurso alguno contra la integridad de su honra? De acuerdo con el texto de la Constitución, ello parece concluyente, pero no podemos menos que considerar como peligroso un derecho tan amplio e irrestricto”. (J.D. Moscote. El Derecho Constitucional panameño. Panamá, 1943, p.240.)

El doctor Cesar Quintero, añadía en torno al mismo tema, que: “… ese individuo humano que lleva la investidura de diputado es inmune a las sanciones o penas que, en otras circunstancias, su conducta personal, pública o privada, le acarrearía “. (Cesar Quintero. Derecho Constitucional. Tomo 1. Panamá, 1967, p.494.)

Actualmente hemos visto como algunos diputados, de manea poco profesional y con falta del apropiado juicio, emiten improperios que afectan la reputación de ciudadanos respetables, ofenden instituciones en la República de Panamá, sin responsabilidad alguna, por el privilegio constitucional en cita.  

Esta práctica mal sana, debiera cesar, toda vez que no contribuye con la paz social ni con el respeto de las buenas costumbres.

Si los diputados no transitan por las vías adecuadas de la ética, un estallido social podría avecinarse en un futuro inmediato, sin duda alguna.

Las limitaciones a la libertad de expresión

La Constitución dice en el artículo 37, que toda persona puede emitir libremente su pensamiento de palabra, por escrito o por cualquier
otro medio, sin sujeción a censura previa.No obstante el planteamiento, la
libertad de expresión, tiene limitaciones:

1. No se debe afectar la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas. (Artículo 13 de la Convención Americana de los Derechos Humanos).


2. No se debe irrespetar los derechos o a la reputación de los demás. (Artículo 13 de la Convención Americana de los Derechos Humanos).

3. No se debe promover la guerra. (Artículo 20 del Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos).


4. No se debe hacer una apología al odio nacional, racial o religioso que
constituya incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia.
(Artículo 20 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).

5. No se debe atacar de manera abusiva, la vida privada y familiar de un
individuo. (Artículo V de la Declaración Americana de los Derechos Humanos).

6. No se debe atacar la vida privada, familiar, domicilio o correspondencia de un niño. (Artículos 15 y 16 de la Convención sobre los Derechos del Niño).

El que afecte las disposiciones transcritas, podría afrontar, las consecuencias ulteriores de sus decisiones, ante los tribunales pertinentes.

¿Qué supremo derecho tiene el comunicador? El de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y
opiniones y el difundirlas, por cualquier medio de expresión. (Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos).


¿Que no deben hacer, los gobernantes? El restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos. (Artículo 13 de la Convención Americana de los Derechos Humanos).

¿Qué es un Periodista?

A continuación, la respuesta.

Persona dedicada a transmitir, una noticia imparcial y veraz.

Emprendedor laborioso que procura difundir, la información oportuna.

Resuelto a vencer los obstáculos, para lograr el cumplimiento de sus metas.

Ingenioso en la defensa por los derechos humanos.

Objetivo en el análisis y en la elaboración de la noticia.

Decidido a luchar por el derecho que tiene toda persona a recibir información.

Idealista que procura trabajar en todo tiempo por una
vocación.

Sabedor de que la independencia es transcendental para el buen desarrollo de la sociedad.

Tenaz fiscalizador del manejo de la cosa pública.

Abnegado servidor que cree que el derecho a la información es necesario, para el fortalecimiento de la democracia.

Los diversos tipos de diputados

De acuerdo con las actuaciones, existen diversos tipos de diputados.

  • El Inculto. No se expresa bien en sus intervenciones, destruyendo el idioma español.
  • El Yes Man. Es aquel que se la pasa aprobando las líneas que le mandan, sin pensar en el electorado.
  • El Ausente. Hay algunos que faltan a la Asamblea, pero cobran puntualmente su sueldo.
  • El Mudo. Es aquel, que pudiendo hablar, nunca se le oye hablar en la Asamblea nada.
  • El Pendenciero. Es notable, por la violencia que practica en su curul cuando habla y/o actúa.
  • El Opositor. Es el que se opone a toda idea que no venga de su partido, aunque fuera buena la misma.
  • El Acaudalado. Se la pasa regalando bienes, a cuanto elector hubiese en su circuito.
  • El Olvidadizo. Es aquel diputado que nunca propone ni una sola ley seria, aunque el elector lo eligió para hacer normas.
  • El Arlequín. Se caracteriza por sus gracias exteriorizadas.
  • El Pobre. Es el que ha expresado que está carente de fortuna, sólo para ganar complacencia humana.
  • El Mandadero. Es el que ha llegado a la Asamblea, sólo para cumplir los mandados personales de otra persona.
  • El Negociante. Ha llegado a la Asamblea para proponer normas para su beneficio personal o partidario, principalmente.
  • El Viajero. Es aquel que si aprovecha los viajes en “misiones oficiales”.
  • Los Inmunes. Son los diputados que recibieron denuncias serias en su contra, pero quedaron ilesos porque el sistema los blindó.
  • El Juega Vivo. Es aquel que ha visto una oportunidad en su elección, para hacer fortuna o para promover a su parentela en diversos cargos públicos.
  • El Laborioso. Es aquel diputado que cumple el papel que le encomendó el electorado, a satisfacción.
  • El Vulgar. Es aquel que promueve obscenidades, a veces con sus gestos.

Mi sugerencia para la adjudicación de curules

¿Se puede eliminar de raíz, ya, la formula del cociente electoral?

Respuesta: No, al menos que en la ley, que lo elimine, se establezca una formula que garantice, las adjudicaciones proporcionales de las curules, en los circuitos plurinominales, tal cual lo ordena la Carta Magna, en su artículo 147.

Constitución Política de Panamá

ARTICULO 147. La Asamblea Nacional se compondrá de setenta y un Diputados que resulten elegidos de conformidad con la Ley y sujeto a lo que se dispone a continuación:

  1. Habrá circuitos uninominales y plurinominales, garantizándose el principio de representación proporcional. Integrará un solo circuito electoral todo distrito en donde se elija más de un Diputado, salvo el distrito de Panamá, donde habrá circuitos de tres o más Diputados.

¿Qué formula podría aprobarse, en la Asamblea Nacional, que no cause trauma inminente,  y mejore el sistema de adjudicaciones que tenemos hoy, honrando el principio de representación proporcional de diputados, que reza el artículo 147 constitucional?

  1. Dejar la figura del cociente, medio cociente, pero las adjudicaciones por residuo, solo se las asignen, a las listas más votadas, que no hayan obtenido curules ya.
  2. Dejar la figura del cociente, medio cociente, pero las adjudicaciones por residuo, solo se las asignarán, primero a las listas que no tengan representación, (si hay mas curules) entonces, a la lista, más votada, que ya haya obtenido escaño, y así sucesivamente, hasta agotar las vacantes.
  3. Escoger como ganador de las curules, a los candidatos más votados, de las listas propuestas, en general; eliminando el cociente y medio cociente electoral, pero definir, que una lista no puede obtener más de un porcentaje de las curules en el circuito y así sucesivamente, hasta agotar las curules.

El Voto del panameño

La Carta Magna dice en su Artículo 135, que el sufragio es un derecho y un deber de todos los ciudadanos. Reza igualmente que el voto es libre, igual, universal, secreto y directo.

Los diversos tipos de votos que hay, de acuerdo a la idiosincrasia del panameño, son los siguientes:

Voto premio. Es el que elector otorga en favor de una gestión realizada por una persona electa en un cargo público o una administración en función pública.

Voto castigo. Es el que elector emite como rechazo a la gestión realizada por una persona electa en un cargo público o una administración en función pública.

Voto útil. Es el que el elector da al candidato con mayor opción de ganar en los comicios. Aquí se discrimina a los candidatos menos favorecidos en las encuestas de opinión o simulacros.

Voto ponderado. Es el que se emite en base a las propuestas y los valores de los candidatos.

Voto clientelista. Es el que se expide en favor de un candidato, con la idea de obtener un beneficio personal futuro, luego de que el beneficiado, tome posesión de un cargo.

Voto comprado. Es el que se da como compromiso, de una dádiva recibida.

Voto heredado. Es el que se sufraga en favor del partido y/o candidato de la predilección de los ancestros.

Voto histórico. Es el que se otorga por mero continuismo hacia el candidato, sin mayor ponderación de sus propuestas.

Voto miedo. Es el que se da por presión o temor de perder un beneficio o status adquirido.

Voto manipulado. Es el que se emite producto de la estratagema de terceras personas, que han logrado engañar al elector, con la difusión de una falsa información.

El llamado “voto en plancha” es constitucional, según la Corte.

En fallo del Pleno de la Corte Suprema de Justicia, Pleno; la más alta corporación de justicia declaró inconstitucional la frase “La votación se realizará selectivamente, por un elector un voto. Por cada persona, votante o elector, se contará un voto,” del código electoral. Magistrado ponente: Abel Zamorano.

La Corte dijo:

“Al establecer la Constitución Política la existencia de circuitos plurinominales, está diciéndoles a los votantes que la representación de ellos es plural y por lo tanto, deben tener derecho a votar por la totalidad de su representación. El votante en un circuito uninominal vota por la totalidad de su representación (que es uno), mientras que el votante de un circuito plurinominal debe poder votar por la totalidad de su representación (que puede ser 2, 3, 4, etc.). El criterio que se expone por algunas personas de una persona, un voto, solo tendría validez jurídica en el país si todos los circuitos fueran uninominales”.

Sustento válido del fallo.

  • La norma tachada no respetaba la instrucción constitucional que divide los circuitos en uninominales y plurinominales.
  • La norma objetada le restringía al ciudadano, su poder de elegir individual o colectivamente a sus candidatos donde se disputan varias curules.
  • Todos los ciudadanos tienen derecho a tantos votos como curules se disputan, pues todos los ciudadanos tienen derecho a un voto, selectivo o en plancha.
  • Con la norma impugnada se promovía inconscientemente el clientelismo político de los aspirantes, distanciándose de los principios políticos de su partido, en detrimento del principio de colectividad que inspira las normas que sobre el sufragio están en la Constitución.

Mi sugerencia para la adjudicación de curules

¿Se puede eliminar de raíz, ya, la formula del cociente electoral y demás?

Respuesta: No, al menos que en la ley, que lo elimine, se establezca una formula que garantice, las adjudicaciones proporcionales de las curules, en los circuitos plurinominales, tal cual lo ordena la Carta Magna, en su artículo 147.

Constitución Política de Panamá

ARTICULO 147. La Asamblea Nacional se compondrá de setenta y un Diputados que resulten elegidos de conformidad con la Ley y sujeto a lo que se dispone a continuación:

  1. Habrá circuitos uninominales y plurinominales, garantizándose el principio de representación proporcional. Integrará un solo circuito electoral todo distrito en donde se elija más de un Diputado, salvo el distrito de Panamá, donde habrá circuitos de tres o más Diputados.

¿Qué formula podría aprobarse, en la Asamblea Nacional, que no cause trauma inminente,  y mejore el sistema de adjudicaciones que tenemos hoy, honrando el principio de representación proporcional de diputados, que reza el artículo 147 constitucional?

  1. Dejar la figura del cociente, medio cociente, pero las adjudicaciones por residuo, solo se las asignen, a las listas más votadas, que no hayan obtenido curules ya.
  2. Dejar la figura del cociente, medio cociente, pero las adjudicaciones por residuo, solo se las asignarán, primero a las listas que no tengan representación, (si hay mas curules) entonces, a la lista, más votada, que ya haya obtenido escaño, y así sucesivamente, hasta agotar las vacantes.
  3. Escoger como ganador de las curules, a los candidatos más votados, de las listas propuestas, en general; eliminando el cociente y medio cociente electoral, pero definir, que una lista no puede obtener más de un porcentaje de las curules en el circuito y así sucesivamente, hasta agotar las curules.

La tolerancia que deben tener los funcionarios a los periodistas y ciudadanos

El funcionario al convertirse en una persona de relevancia pública, debe soportar un mayor nivel de afectación o injerencia en su honra, puesto que, esto es necesario debido al pluralismo político, la conformación de un espíritu crítico, abierto y tolerante, sin los cuales se vacía de contenido la sociedad democrática y el control y fiscalización de las autoridades que actúan en representación del pueblo.

Por tal razón, resulta inadmisible que haya servidores públicos que se molesten por las críticas que hacen algunos periodistas, en su misión de informar

En sentencia del Pleno de la Corte Suprema de Justicia del once (11) de abril de dos mil catorce (2014), la Corte definió en derecho, cuál debe ser el comportamiento de las autoridades, funcionarios o personajes de relevancia pública, ante las críticas de los ciudadanos, en Panamá.

La corte dijo:

“…Hay que resaltar que es cierto que bajo la óptica de las legislaciones supranacionales en materia de derechos humanos, se ha señalado que la persona al asumir un cargo público, se convierte en una persona de relevancia pública, por lo cual, se expone inevitable y deliberadamente, a una fiscalización atenta de sus actos y gestos, tanto por los periodistas como por la multitud de ciudadanos y por ello debe mostrarse más tolerante”.

De la elección de los constituyentes.

He escuchado con asombro como el presidente del Tribunal Electoral le manifestó al país, que los constituyentes que se elijan para lo de la constituyente paralela, no podrían correr para los diversos cargos de elección popular en un futuro inmediato, entre otras consideraciones. Tal determinación sería inconstitucional a mi juicio.

La Convención Americana de los Derechos Humanos, tutela el derecho a ser elegido en asuntos públicos.

En sentencia del 15 de junio de 2017, el PLENO de la Corte Suprema de Justicia exteriorizó, que: “ Como bien ha planteado el demandante, lo acontecido ha infringido el derecho a ser elegido y a participar en la dirección de los asuntos públicos consagrado en el artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos en concordancia con el artículo 4 de la Constitución, el cual no sólo se predica sobre la votación popular de los representantes políticos de la nación, sino también como un derecho a que se garanticen las oportunidades para participar en los distintos procesos de elección a cargos de dirección de los asuntos públicos, como en este caso, de democracia participativa en el ámbito de la comunidad universitaria de la Universidad Tecnológica de Panamá.”

Los impedimentos para correr a un cargo de elección popular están en la Carta Magna y en la ley formal, y no puede un ente que se cree superior a los demás, dictar limitaciones que son propias de las funciones de la Asamblea Nacional, inclusive.

Huelga añadir que la reglamentación que dicte el Tribunal Electoral en un proceso constituyente, debe compadecerse del tenor constitucional, por lo que el instrumento que se emita, no se puede apartar de la letra ni del espíritu de la Constitución.