FUNCIONARIO ABOGADO

FUNCIONARIO ABOGADO

Ha llamado la atención el hecho que de un funcionario, que ejerce la secretaria general de una entidad gubernamental, este litigando, en horas hábiles, mediante la modalidad de licencia sin sueldo.
Jurídicamente esto no se puede dar, a mi juicio, y los operadores de la justicia, pueden objetarle el ejercicio del poder para pleitos, por la prohibición que reza en el artículo 621 del código judicial.
Sólo los asesores legales, asesores y consultores, pueden litigar mediante la modalidad de licencia sin sueldo, no así un secretario general o ministro, debido a que no son personal técnico. En la página web del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral dice que el secretario general es una autoridad en ese ministerio
Un Tribunal puede cometer un error si le permite ejercer, a un funcionario, no técnico, licenciado, salvo que determine que el secretario general en licencia, ofrece un mero servicio técnico en una entidad.
CÓDIGO JUDICIAL
Artículo 621.
Ningún servidor público, aún cuando esté en uso de licencia o se encuentre por cualquier motivo separado temporalmente del puesto, podrá ejercer poderes judiciales, administrativos ni policivos, ni gestionar en asuntos de la misma índole.
Empero, pueden sustituir los poderes, revocar las sustituciones y hacer otras nuevas siempre y cuando dichos poderes hayan sido otorgados con anterioridad al nombramiento. Si el poder hubiere sido otorgado con posterioridad al nombramiento, el servidor podrá sustituir el poder, pero quedará completamente desvinculado de la representación.
Ningún Juez, ni funcionario administrativo admitirá como apoderado, vocero o patrono a los servidores aludidos; y si se cerciorare de que gestionan por medio de interpuesta persona, les impondrá la sanción que les corresponda por desacato. En esta misma pena incurrirán los servidores públicos que ejerzan la abogacía mediante cesiones simuladas de obligaciones.
Se exceptúan de la prohibición a los catedráticos de los establecimientos de enseñanza y a los servidores que, sin ejercer mando o jurisdicción, presten servicios meramente técnicos o profesionales como abogados consultores, y asesores legales, siempre que no gestionen ante la oficina o despacho al cual están adscritos.
En este caso compete al funcionario del conocimiento determinar si una persona, no obstante ser idónea, puede ejercer la abogacía ante su despacho.
El funcionario licenciado, no técnico, litigante, se podría exponer a una sanción y el que lo contrató también. Leamos
Artículo 622
El servidor público que ejerza la abogacía en contravención de la anterior prohibición será sancionado con la pérdida del empleo, y la persona que a sabiendas utiliza los servicios de los referidos servidores, será sancionada con multa de veinticinco balboas(B/.25.00) a quinientos balboas (B/.500.00) a favor del Tesoro Nacional, según la gravedad de la falta.
DURA LEX SED LEX. (Dura es la ley,  pero es la ley)
admin

Deja un comentario