El debido proceso en el caso del bebedero

El debido proceso en el caso del bebedero

Responsablemente, no me es dable hablar en favor o en contra del fallo del Tribunal Electoral, en el caso del Bebedero, debido a que no conozco el expediente, pero aclaro que no avalo el uso indebido de bienes del Estado, a favor de nadie; ya que eso es penado en el código electoral panameño (artículos  387 y 392).
No obstante, de las declaraciones que han salido en los medios, emito una inquietud, sobre lo que pudo ser el debilitamiento del debido proceso, en un aspecto en especial, en el caso en cuestión.
En los medios salió que se anularon las elecciones en el bebedero, debido a un apoyo indebido hacia la candidata del CD, mediante bienes del Estado, principalmente.
El magistrado Solís dijo:
“Los bienes asistenciales que se repartieron, quedó demostrado que provenían de parte del alcalde, los honorables representantes vecinales, del Ministerio de Vivienda, Ministerio de Obras Públicas y de funcionarios oficiales”, aclaró Solís, al tiempo que advirtió que ningún otro candidato recibió apoyo oficial disfrazado de ayuda asistencial.”
No obstante, lo antes expuesto, en un medio televisivo (TVN), una persona que dijo ser el alcalde del área, expresó que a él,  nunca se le llamo a declarar en ese proceso.
De ser cierta, ésta declaración, del que dijo ser el alcalde,  se pudo haber violado el debido proceso, en torno a la garantía del derecho de defensa, del alcalde, ya que al parecer, hubo pruebas, que lo vinculaban en un irregularidad y no fue oído, y a mi criterio, si debía habérsele escuchado, a él y a todas las personas mencionadas, por el magistrados Solís en el caso del Bebedero, ya que la sentencia del proceso administrativo del Bebedero, abre paso al proceso penal electoral, que deberá ser juzgado, por el juez penal electoral; que es nombrado por los magistrados del Tribunal Electoral, y es de libre nombramiento y remoción, de los tres magistrados, o sea que no tiene estabilidad en el cargo, elemento fundamental, para que haya independencia plena de un juez. (Artículo 549 del código electoral).
Por otro lado, escribo, que las apelaciones de los fallos del juez penal electoral, serán presentadas, ante los mismos magistrados del Tribunal Electoral, (artículo 553 Ibídem) que ya dictaminaron que hubo un uso indebido de bienes del Estado en el caso administrativo del Bebedero. Entiendo, que en la causa penal, se declararán impedidos, por lo que serán, sus suplentes, los que  juzgarán la causa, empero, los suplentes de los tres magistrados, son funcionarios de planta, del mismo Tribunal Electoral, es decir que son subalternos laborales de los magistrados principales y tampoco tienen estabilidad en sus cargos.
Mi criterio es, que la jurisdicción electoral, no es robusta, y lo podrá estar, tan pronto exista, la carrera electoral en Panamá, primordialmente. En esto es que deberían mas estar hoy preocupados, nuestros políticos e integrantes de la sociedad.
admin

Deja un comentario