El fideicomiso para las obras sociales de Colon

El fideicomiso para las obras sociales de Colon

La Ley 72 sobre la zona libre de Colón, establece la figura del fideicomiso para un porcentaje de las ventas de los terrenos de ésta zona.
¿Qué es un fideicomiso?
El fideicomiso es un acto jurídico en virtud del cual una persona llamada fideicomitente transfiere bienes a una persona llamada fiduciario para que los administre o disponga de ellos en favor de un fideicomisario o beneficiario, que puede ser el propio fideicomitente
¿Cómo pretende aplicarse para lo de Colón?
De los ingresos por las ventas que perciba la Zona Libre de Colón, el 35% será destinado para el desarrollo de proyectos de interés social en la provincia de Colón, el cual será depositado en el fideicomiso creado para tales efectos. Los fondos restantes deberán ingresar a la cuenta del Tesoro Nacional.
Los fondos del fideicomiso solo podrán ser utilizados para el desarrollo de proyectos de interés social en la provincia de Colón aprobados por la Comisión de Evaluación de Proyectos de Colón y no podrán ser desarrollados por la modalidad llave en mano. El fideicomiso será de carácter irrevocable, se escogerá a un fiduciario que cuente con la licencia respectiva emitida por la Superintendencia de Bancos de Panamá. El fideicomitente será la Zona Libre de Colón y el Ministerio de Economía y Finanzas.
Todos los pagos de los proyectos serán ejecutados por medio de instrucción de orden de pago al fiduciario, previa aprobación de la entidad técnica y ejecutora a la que le corresponda el proyecto y del Ministerio de Economía y Finanzas y el refrendo de la Contraloría General de la República. Dentro de las responsabilidades que serán irrevocables para el fiduciario estarán la verificación de los documentos necesarios para cada pago, la administración y fiscalización de los activos.
Los proyectos a ser financiados a través de los fondos en fideicomiso deberán ser seleccionados previamente por la Comisión de Evaluación de Proyectos de Colón, a través de un acta debidamente motivada. El quorum mínimo requerido para sesionar será del 75% de la totalidad de los miembros que lo conformen. Cada miembro tendrá derecho a un voto y podrá delegar a un suplente para que lo represente ante la Comisión. Para seleccionar un proyecto, se deberá contar, como mínimo, con la aprobación del 75% de la totalidad de los miembros.
Los contratistas deberán ser escogidos de conformidad con los procesos de selección de contratista que establece la legislación vigente en materia de contratación pública.
Para mí esta estructura para las obras sociales de Colón, no es la mejor fórmula, por lo siguiente:
  1. Por que hay que pagarle un porcentaje al fiduciario, en concepto de honorario, por el manejo del fondo, tal cual lo establece el artículo 8 de la ley 1 de 1984
“Todo fideicomiso será considerado oneroso, salvo que en el instrumento de fideicomiso se establezca expresamente que el fiduciario no recibirá remuneración por sus servicios.
La remuneración del fiduciario será la que señala el instrumento de fideicomiso y, a falta de ellos, será igual a la que se pague usualmente en el domicilio donde se constituye el fideicomiso.” (Art. 8 ut supra).
  1. La aplicación de la Ley 22 de 2006, sobre contratación pública para llevar a cabo las obras sociales, de una provincia, cuasi en ruinas, no es la mejor decisión por la burocracia administrativa, que campea en este procedimiento. Se debió haber creado un procedimiento especial allí mismo, para tal fin; respetando el principio de licitación pública, en rango constitucional.
La experiencia que tengo en compras del Estado, me informa que el fideicomiso es una figura típica del derecho privado y en el Estado (derecho público) se ha visto, mas bien para el manejo de bienes inmuebles del  y/o para el Estado, pero lo de Colón será un manejo de un bien mueble activo (dinero). Pienso que pudo haberse destinado el dinero, en una cuenta especial de Estado, que no sea de manejo general del gobierno central, e idónea,  solo para ser utilizado en el fin ideado y con la contrafirma de la Contraloría, y bajo la fiscalización ciudadana, hasta  en línea, del manejo mensual del gasto.
Amanecerá y veremos.
admin

Deja un comentario