Normas Migratorias Panameñas

Normas Migratorias Panameñas

 

Panamá le ha abierto las puertas a muchas nacionalidades, apasionadamente, no obstante las autoridades, no han invertido tiempo ni esfuerzo para explicarles a los nacionales, el por qué de las mismas, ni mucho menos, sobre cuál es el camino a tomar, en materia de extranjerización, hacia el futuro.
Normas aprobadas, que ameritan, al menos, una explicación a la ciudadana.
  1. Decreto Ejecutivo No. 804 de 2012, que crea la residencia permanente en calidad de extranjero profesional, para el que aporte copia del diploma o título universitario, licenciatura, maestría o doctorado, siempre que la profesión no esté limitada por Constitución a los panameños. Para esta residencia no es necesario que el que aporte el titulo, ejerza la profesión del diploma o que cuente con mayores recursos. ¿Cómo nos explicamos esto? ¿Es eso indispensable para el país?
  1. Decreto Ejecutivo No. 547 de 2012, que establece los requisitos de los procesos de regularización migratoria extraordinaria, para los extranjeros que no cuentan con recursos propios y que se encuentran ilegales en Panamá. ¿Alguien podrá garantizarnos, que los mismos no afectarán en el futuro a los panameños ni a otros extranjeros con estabilidad propia en el país?
  1. Decreto Ejecutivo No. 380 de 2012 que permite, que nacionales de 39 países entren, a sus anchas, sin visa a Panamá, independientemente, de que tengan o no, recursos económicas para invertir.
  1. Decreto Ejecutivo No. 2 de 2013 que permite la residencia permanente a aquellos extranjeros que el presidente de la república recomiende, por razones de interés nacional o de prestación de algún servicio al Estado.
No percibo una definición clara en materia migratoria en Panamá.
Esta falta de definición migratoria, podría producir a corto o a mediano plazo, lo siguiente:
  • Que colapse el sistema de salud, por la atención a los menesterosos foráneos.
  • Que haya una competencia desleal laboral del extranjero, hacia el nacional panameño.
  • Que nuestras tradiciones se vayan perdiendo, para abrirle paso a las fiestas y costumbres extranjeras.
  • Que se vayan practicando, nuevas figuras delictivas.
  • Que se vaya aumentando el alto costo de la vida, producto de servicios, que el panameño no podrá pagar, fácilmente, pero algunos extranjeros sí. Ejemplo. El empleo doméstico.
  • Que muchas tierras vayan siendo de propiedad de extranjeros, sin limitación alguna. Argentina, Brasil etc., ya han puesto límites para la extranjerización de tierras, por efecto del agro, ganadería y otras actividades.
  • Que aumente la población en el país, pero no por los nacimientos de nativos, sino por la afluencia extranjera.
Por lo antes expuesto, urge una definición seria y clara sobre lo que queremos como país, misma que debiera ser explicada, y hasta consultada con los nacionales panameños.
admin

Deja un comentario