El Gobierno puede operar los METROBUSES, en caso extremo

El Gobierno puede operar los METROBUSES, en caso extremo

El Gobierno puede operar los METROBUSES, en caso extremo
Un grupo de conductores del Metro Bus, han anunciado que no descartan la paralización total de sus labores sino llegan a cuadrar un arreglo con la empresa MI BUS.
El gobierno está haciendo bien en mediar en este conflicto,  para que las partes lleguen a un feliz arreglo. Esto yo lo llamo, el  Plan A.
Sin embargo, si planifican como buenos estrategas y sobre todo como buenos padres de familia, deberían ya estar preparando, como Plan B a un grupo de personas, que puedan conducir, momentáneamente, los METROBUSES, en caso de que los conductores decidan no laborar. Esto sustentado en Art. 2 numeral 10 de la ley 34 de 1999, que faculta a la ATTT a: Velar, intervenir y tomar las medidas necesarias para que el servicio público  de transporte de pasajeros se mantenga de forma ininterrumpida y eficiente.”
El contrato de concesión No. 21-10, no prohíbe esto.
El gobierno tiene la potestad de prevenir una interrupción del orden público y una gran afectación del interés general de la población que sería afectado por una paralización de labores. La medida extrema seria provisional hasta que las aguas tomen su nivel normal.
Finalmente concluyo que cualquier aumento salarial podría ser trasladado al usuario, salvo que la empresa desista de la aplicación de la clausula TRIGÉSIMA CUARTA del contrato de marras
Que reza así:
TRIGÉSIMA CUARTA: MODIFICACIÓN DEL CONTRATO PARA MANTENER EL EQUILIBRIO CONTRACTUAL
El riesgo que asume EL CONCESIONARIO, de conformidad con el objeto contractual, es el normal y predecible para la actividad económica de que trata este contrato; por lo tanto, EL CONCESIONARIO no está obligado a asumir las pérdidas o déficit producto de situaciones extraordinarias e imprevisibles que afecten el equilibrio financiero y económico del Contrato.
En beneficio de la continuidad, regularidad y eficiencia del servicio, y con fundamento en el Artículo 20 de la Ley No. 22 de 2006, el Estado, por medio de la ATTT y durante la vigencia del presente contrato, mantendrá el equilibrio contractual de la concesión existente en el momento de la celebración de este contrato, procediendo a restablecerlo cuando ocurra su ruptura en virtud de hechos extraordinarios e imprevisibles.
En ningún caso se podrá invocar equilibrio contractual, a consecuencia de errores, omisiones, defectos o cálculos adversos en los estudios realizados por EL CONCESIONARIO, que sirvieron de base para la presentación de su propuesta.
El equilibrio contractual a que se refiere esta clausula, no comprenderá en ningún caso las modificaciones de las clausulas del presente contrato para conseguir la equiparación de las condiciones y los términos de la contratación; en consecuencia, queda eliminada toda forma de equiparación para garantizar la competitividad y el desarrollo de las actividades de EL CONCESIONARIO, así como la prestación del servicio a través de normas uniformes, claras y transparentes, en concordancia con el equilibrio contractual.
Las partes se obligan de buena fe, y cuando ello proceda, a suscribir los acuerdos y pactos que resulten necesarios para mantener el equilibrio contractual.
La empresa, podría exigir la adenda del contrato a la ATTT, para ajustar la tarifa que pagaría directamente el usuario,  o el pueblo, a través del gobierno, en subsidio económico.
admin

Deja un comentario