Puntos del pacto ético, que no se honrarán

Puntos del pacto ético, que no se honrarán

 

 

 

El pacto ético electoral, preparado por la Conferencia Episcopal Panameña, se
pretende firmar, en los próximos días, por algunos actores del proceso
electoral.

 

No obstante,
existen algunos puntos en él, que los políticos, en mi concepto, no cumplirán,
por lo que pareciera ser un acto de hipocresía que firmen el documento,
haciéndole ver a la ciudadanía que lo cumplirán, cuando la realidad será otra.

 

Veamos

 

II.
COMPROMISO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

 

5. “Vigilar
la legitima y lícita procedencia de los fondos o donaciones de personas
naturales o jurídica en beneficio de los partidos políticos, así como de los
candidatos, para evitar el clientelismo; y
que los informes de los gastos realizados sean de acceso público, mediante su
publicación a través de los medios impresos, radiales, televisivos e Internet.”

 

Solo un
inocente menor de edad, pensará que los partidos publicaran, la TOTALIDAD de los
gastos millonarios que erogarán por motivo de la campaña y como quiera que no
hay tope económico para los gastos de campaña, ni tampoco ningún mecanismo
fiscalizador legal del gasto electoral, alejado del conocimiento reservado del
Tribunal Electoral; nadie los podrá obligar a publicar la verdad. No habrá
forma cierta de corroborar la cantidad total y verdadera, de los gastos realizados,
por cada colectivo

-vs- lo
publicado.

 

Vaticino que
solo publicaran los gastos que deseen, más no todo lo ejecutado.

 

 

7. “Evitar actos de clientelismo y de
compra de votos a través de la entrega de dinero o artículos de cualquier especie o promesas de nombramiento en
cargos públicos, que distorsionen la voluntad popular y debilitan la
democracia.”

 

 

La compra de
voto esta regulado en el código electoral, por lo que esta demás incorporarlo en
este instrumento,  ya que el incumplimiento,
acarrearía, hasta un proceso penal electoral, contra el infractor, inclusive.

 

Lo irreal y
que ningún partido cumplirá, es evitar que sus miembros regalen bienes (para
evitar actos de clientelismo), como se acostumbra dar, en las campañas
electorales, en donde el pueblo recibe lo que le dan y vota como quiere.

 

Es iluso
pensar que los políticos no regalarán gorras, cemento, jamones, zinc, etc. en
medio de la campaña; nuestra cultura electoral es así, por décadas.

 

Finalmente
digo, que la filosofía del pacto ético electoral es buena, pero su suscripción,
no garantiza la pulcritud del proceso electoral que se avecina; en tal sentido,
debemos ajustarlo en lo posible, a la realidad y a las normas jurídicas existentes,
para que tenga total aceptación, en la comunidad que lee y piensa.
admin

Deja un comentario