La resolución (extinción) del contrato a la empresa MI BUS

La resolución (extinción) del contrato a la empresa MI BUS

 La empresa MI
BUS sigue incumpliendo el contrato concedido.
¿Qué está
provocando, las violaciones de la empresa MI BUS?
·        
El debilitamiento en la calidad de vida, de muchos usuarios y/o
clientes.
·        
Que la empresa privada  e instituciones públicas, se
vean  perjudicadas,  por las tardanzas de sus
colaboradores.
·        
Que haya gente que anhele, la vuelta en acción de los diablos rojos, que
per se, eran trampa de muerte.
·        
Que graviten cuestionamientos hacia el gobierno, por parte de personas
afectadas por el mal servicio brindado.
·        
Que políticos electoreros,  utilicen la problemática
existente, como principal bastión de lucha y oportunismo.
·        
Que las prioridades de muchas personas, se hayan volcado hacia la
consecución de un auto propio.
·        
Que personas del mal vivir, estén aprovechándose de las aglomeraciones
espontáneas, para cometer actos impropios.
·        
Que algunas reglas de urbanidad, se hayan puesto al soslayo.
Por lo anterior,  el gobierno debe ponderar seriamente,  la posibilidad de resolverle el contrato a la
empresa MI BUS, en base a lo que dispone la ley 22 de 2006 (de
contratación pública) y el contrato de concesión No. 21-10, en sus cláusulas
trigésima y trigésima primera.
MI BUS no ha
puesto de su parte y un sector importante de la población, sufre
inmisericordemente a diario.
La causal
para iniciar el proceso podría ser; la del incumplimiento de las cláusulas del
contrato y/o, la reiteración de faltas graves.
¿Este proceso
de resolució0n (extinción) traumaría el sistema?
En lo más
mínimo, ya que la cláusula trigésima primera ibídem, reza que todos los bienes,
buses y demás, revertirán al Estado a fin de mantener la continuidad de la
prestación del servicio público de transporte. El Estado, por
justicia,  le pagaría por los bienes revertidos, al concesionario,
mediando un proceso de liquidación de contrato público y en los términos que
subyacen en la adenda 2.
El Estado
podría administrar el sistema per se, o mediante la creación de una empresa
mixta, como hizo con los corredores, o podría llamar, a un proceso de libre
concurrencia, a otros operadores.
Se deja claro
que la fiadora del contrato, antes de hacer efectivo su fianza, por el monto de
B/. 46, 250,000.00 y antes de que todos los bienes pasen al
Estado,  podría sustituir o subrogarse, si lo quisiera, de todos los
derechos del concesionario, pudiendo efectuar el contrato a sus expensas.

admin

Deja un comentario