La Ética en los Medios de Comunicación

La Ética en los Medios de Comunicación

  
El Papa Francisco dijo
que los peores pecados de los medios de comunicación son
la calumnia, la difamación, pero sobre todo, la desinformación. 

Sobre los
principales y más graves pecados de los medios de comunicación, el Papa explicó
que la “calumnia es pecado mortal, pero se puede llegar a conocer la
verdad”, al igual que con la difamación, se puede finalmente decir que fue
“una injusticia” y “pedir perdón por ello”. 

El Papa argentino
aseguró que el peor de todos es la desinformación, “el decir las cosas a
medias”, lo que no permite a quien ve la televisión u oye la radio
“hacerse un juicio de valor porque no tiene elementos, nadie se los ha
dado”. 

Respecto a
la ética en el profesional de la comunicación, el prenombrado expreso: “La cualidad ética de la comunicación es
fruto, en último análisis, de la conciencias cuidadosas, no superficiales,
siempre respetuosas de las personas, tanto las que son objeto de información
como de los destinatarios del mensaje. Cada uno, en su propio rol y con su
propia responsabilidad, está llamado a vigilar para mantener alto el nivel
ético de la comunicación…”
Por su
parte, la Corte
Interamericana de los Derechos Humanos, ha dicho que el periodista,  tiene deberes que debe honrar, para no abusar
del ejercicio de la libertad de expresión e irrespetar por tanto, a las
personas que reciben la información del comunicador.
Cita textual del fallo de la Corte.
“De otro lado, en el marco de la libertad de
información, el Tribunal considera que existe un deber del periodista de
constatar en forma razonable, aunque no necesariamente exhaustiva, los hechos
en que fundamenta sus opiniones. Es decir, resulta válido reclamar equidad y
diligencia en la confrontación de las fuentes y la búsqueda de información.
Esto implica el derecho de las personas a no recibir una versión manipulada de
los hechos.  En consecuencia, los periodistas tienen el deber de tomar
alguna distancia crítica respecto a sus fuentes y contrastarlas con otros datos
relevantes”.
(CASO KIMEL VS. ARGENTINA, página 279)

admin

Deja un comentario