Gobierno suspende proyecto de radares

Gobierno suspende proyecto de radares

El Gobierno de la República de Panamá, en su objetivo de proteger los intereses
del Estado panameño, decidió suspender el desarrollo del proyecto de radares
que adelanta la empresa Selex, del conglomerado Finmeccanica debido a “serias
deficiencias en el desempeño de los equipos instalados”. 

Se destacó “que la empresa tiene la oportunidad de mejorar los
estándares de los radares, a fin de que se cumpla con lo establecido en el
contrato”, de lo contrario Panamá procederá con una demanda de arbitraje. 
Opinión. 
1. Pareciera que el gobierno interpreta que no procede la resolución
administrativa del contrato ya, y yo discrepo de ello, porque a mi juicio, si
se puede resolver este contrato de manera legal y sin que se tenga que
contratar a grandes firmas de abogados para ello, si se considera que la
contratista ha incumplido el contrato firmado. 
Explico. 
El gobierno llega a la conclusión del arbitraje para resarcir algunos
daños de seguro, de una lectura de la cláusula DECIMO NOVENA del contrato que obliga
al arbitraje en los casos relacionados con conflictos, interpretaciones
unilaterales, terminación unilateral, modificación al contrato, ejecución al
contrato, equilibrio económico del contrato, e imprevisión que afecte la
ecuación económica de las prestaciones originalmente pactadas por las partes,
pero esto no soslaya, la aplicación de la resolución administrativa del
contrato hoy, que es diferente. 
El contrato No. DA-043-2010 permite en su cláusula DECIMA SEXTA, la
resolución administrativa del contrato y esto lo puede ejecutar el Estado, de
acuerdo a la Ley 22 de 2006 y al mismo contrato. No se habló de esto. 
2. En lo personal, no encuentro fuerza legal en la suspensión unilateral
del contrato. No he encontrado ninguna norma, que permita la suspensión del
contrato de manera unilateral, ni lo permite el contrato. Cuidado con una
contrademanda, como en el caso del METROBUS. 
3. Nada se dijo del costo de los radares, dándose a entender o que no ha
habido mayores sobrecostos en la compra de los radares, o que no se ha hecho
una investigación profunda sobre el tema o etcétera. Debió haberse abordado, en
mi opinión, este punto en especial, pues un sector de la población cree que el
equipo es costoso y desea aclaración propia. 
Concluyo que si el gobierno encontró incumplimiento en el contrato,
sugeriría que no descartara, la resolución administrativa del contrato
inminente; que lo aplique y en medio del proceso, podrían llegarse a acuerdos
con el contratista, si corresponde y se adecua a derecho. 
admin

Deja un comentario