Inquietud en la Corte

Inquietud en la Corte

El magistrado de
la Corte Suprema de Justicia Harley Mitchell, remitió una carta formal al
presidente de la Asamblea Nacional, para que esa instancia determine qué acciones
caben luego de las declaraciones de Harry Díaz  que dijo que  las malas prácticas de los magistrados eran archivar
expedientes y vender fallos y que Moncada solo
es la punta del iceberg.
¿Qué difícilmente podría hacer la Asamblea?
Citar al
magistrado Díaz a la Asamblea, por una interpretación que ha dado la Corte Suprema,
sobre el tema de las citaciones de los magistrados de la corte, a la Asamblea,
en donde no ven viable las citaciones por la independencia judicial.  

Jurisprudencia.

“Y es que los Magistrados de la Corte integran,
como sus autoridades superiores, uno de los Órganos del Estado, a diferencia de
los Directores Generales o Gerentes de las Entidades Autónomas, Semiautónomas,
Organismos Descentralizados, Empresas Industriales o Comerciales del Estado,
que son autoridades importantes del Órgano Ejecutivo, pero no son las
autoridades superiores de ese Órgano del Estado. En el presente caso el que
está siendo citado es el Representante del Órgano Judicial. Además el
nombramiento de los Magistrados de la Corte, normalmente exceden el término de
duración de una Asamblea Legislativa, en tanto que los Directores Generales o
Gerentes de Instituciones Autónomas se designan generalmente por el mismo
término de duración de la Asamblea Legislativa que los ratifica.” Sentencia del
24 de noviembre de 1995 de la Sala Tercera.

¿Qué podría hacer
la Asamblea?
Juzgar al
magistrado Díaz si alguien presentara una denuncia contra él, por violación de
la ley.
Constitución
ARTICULO
160. Es función judicial de la Asamblea Nacional conocer de las acusaciones o
denuncias que se presenten contra el Presidente de la República y los
Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y juzgarlos, si a ello diere
lugar, por actos ejecutados en el ejercicio de sus funciones en perjuicio del
libre funcionamiento del poder público o violatorios de esta Constitución o las
leyes.
El
magistrado Díaz al no dar los nombres de los magistrados corruptos, podría
estar violando directamente, el código judicial que debe honrar, entre otras normas.
Código
judicial
Artículo
1996. Todo empleado público que en el ejercicio de sus funciones descubra de
cualquier modo que se ha cometido un delito de aquellos en que deba procederse
de oficio, pasará o promoverá que se pasen todos los datos que sean conducentes
y lo denunciará ante la autoridad competente, para que se proceda al
juzgamiento del culpable o culpables.

Lo
cierto es que las declaraciones libres del magistrado Díaz, han maculado integralmente
toda la administración de justicia y no resulta justo haber hecho la generalización.
Urge que el prenombrado haga la denuncia formal y que aporte las pruebas del
caso.
admin

Deja un comentario