Corte ordena la suspensión de obras en Altos del Golf

Corte ordena la suspensión de obras en Altos del Golf

La Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, acaba de ordenar la suspensión provisional del permiso de construcción que sustenta la construcción de dos nuevas torres de apartamentos en el PH BAHIA DEL GOLF, ubicado en Altos del Golf, San Francisco.

El permiso de construcción impugnado, salió a la vida jurídica para permitir, las edificación de dos (2) nuevas torres, la No. 100 y No. 200, con un Estudio de Impacto ambiental del 2006, que sirvió para la construcción de las torres de apartamentos No. 300 y No. 400 habitadas hoy.

El proyecto de construcción del PH Bahía Golf, fue concebido para la edificación de cuatro (4) torres de apartamentos habitacionales, identificadas con los números 100, 200, 300 y 400. Fue aprobado el 29 de diciembre de 2008, por la Dirección de Obras y Construcciones del Municipio de Panamá, mediante el Permiso de Construcción No.P.C. 1556-08, tomando en cuenta lo especificado en el Estudio de impacto Ambiental, avalado el 11 de octubre de 2006, por la Autoridad Nacional del Ambiente, en el que se indicaban las medidas de mitigación que adoptaría la empresa promotora.

Sin embargo, dicha promotora solo edificó las torres 3OO y 400, postergando la segunda etapa de la obra, consistente en la construcción del resto del complejo habitacional y una cancha de juego, como parte del área recreativa de la infraestructura, lo cual fue reactivado a partir del 15 de octubre de 2015, sobre la base de una reválida del Permiso de Construcción No, P.C,1556-08 de fecha 29 de diciembre de 2008, llevada a cabo por la Dirección de Obras y Construcciones del Municipio de Panamá el 13 de diciembre de 2012.

Eso quiere decir, que la constructora, con un Estudio de Impacto Ambiental del año 2006, categoría 1, (el más bajo) pretendía construir, con el aval de la Dirección de Obras y Construcciones del Municipio de Panamá,  dos torres nuevas de apartamentos, en los predios de las torres 300 y 400 de edificios multifamiliares que se encuentran habitadas y cuyos residentes, nunca fueron consultados.

El Magistrado Abel Zamorano en su voto explicativo dijo que: “Soy de la opinión que el Permiso de Construcción 1556-08 de 13 de diciembre de 2012 pareciera evidenciar que no debió haber sido expedido cuando el Estudio de Impacto Ambiental data del mes de julio del año 2006, basados en que la Resolución Ambiental que admitió el Estudio de Impacto Ambiental tenía una vigencia de un año, a partir de la promulgación del Decreto Ejecutivo No. 209 de 5 de septiembre de 2006, es decir, 6 de septiembre de 2006, sin embargo, como consta en autos las actividades de construcción de las torres 100 y 200 iniciaron el 15 de octubre de 2015, es decir, más de 9 años desde la expedición del ElA”.

Con esta decisión unánime de la Sala Tercera de la Corte, se hace justicia y frena el abuso de los constructores de obras.

 

admin

Deja un comentario